Ambiente

Desde el 2014, hemos estado operando en neutralidad climática al compensar por los gases de invernadero ocasionados, por ejemplo, por la operación de servidores o por viajes de negocios. Compensar significa: una cierta cantidad de gases invernaderos son emitidos en una ubicación específica. Sobre ello, emisiones con por lo menos el mismo impacto climático son evitados en otro lugar en un proyecto de protección climática. En suma, las emisiones de gases invernadero permanecen iguales, por lo que los gases emitidos son “compensados”. El principio de compensación funciona pues no importan en dónde son emitidos los gases invernadero o evitados para beneficiar el impacto climático. El factor decisivo es la concentración de los glases relevantes al impacto climático en la atmosfera.
To Top